¡Fuera timidez! Te decimos cómo pedir todo lo que te gusta en la cama

¡Fuera timidez! Te decimos cómo pedir todo lo que te gusta en la cama

¿No sabes cómo instruir a esa persona a darte el más alto placer sin sonar que lo estás criticando? Te decimos cómo pedir lo que te gusta en la cama, sin pena.

Todos sabemos que una buena comunicación es la clave para cualquier relación sana y una vida sexual satisfactoria, pero a veces es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando se trata de asuntos relacionados con el sexo. Todos queremos ser abiertos y celebrar lo que disfrutamos sexualmente, pero cuando comenzamos a tener en cuenta los sentimientos de nuestra pareja, las cosas se complican.

Incluso si tenemos una relación honesta, plantear otras cosas sexuales que nos gustaría probar puede ser difícil. Nos preocupa que nuestra pareja perciba nuestras sugerencias como críticas. En un mundo ideal, podríamos comunicar que necesitamos ciertas cosas, pero sin hacerlos sentir vulnerables o juzgados. Y es un equilibrio difícil, porque el sexo es una actividad tan expuesta e íntima, es natural sentirse sensible.

Hablar sobre sexo, especialmente si no estás acostumbrada, puede sentirse como un campo minado. Pero mientras seas amable y reflexiva con tu redacción, no hay razón por la cual discutir tu vida sexual con tu pareja deba ser un problema. Ambos quieren tener una vida sexual enriquecedora y satisfactoria, por lo que es hora de abrir la conversación. Así que aquí está cómo afirmar tu sexualidad y pedir lo que quieres, sin herir los sentimientos de tu pareja.

parejas en cama, amor, relaciones, sexualidad femenina

¿Cómo pedir lo que te gusta en la cama?

1. Recuerda, tú también debes disfrutar del sexo

En primer lugar, recuerda que tu vida sexual no se trata solo de complacer a tu pareja, sino también de complacerte a ti misma. Este es el otro gran dilema para las mujeres y las personas con vulvas.

«El otro desafío es que en parejas heterosexuales y masculinas/femeninas, las mujeres pueden tender a ser respetuosas con los hombres y un poco pasivas», dice ella. Esto no es culpa nuestra, para tu información, sino de cómo estamos socializadas y nuestra cultura patriarcal. “Pero se supone que el sexo es algo en lo que participas y te hace sentir bien. Y solo tú sabes lo que es eso”.

Si estás perdiendo el valor, recuerda que mereces sentirte bien y que tu pareja también quiere que te sientas bien.

2. Elige tu tono y la forma

Una gran parte de cómo responderá tu pareja se debe a cómo le hablas al respecto. La mejor manera de decirle a tu pareja lo que quieres en la cama es ser directo, pero también complementaria y amable.

Es posible que desees evitar hacerlo justo después del sexo, cuando probablemente se sientan particularmente vulnerables. Ve si puedes mencionarlo orgánicamente, en lugar de como un gran anuncio donde podrían sentirse bajo ataque. Entonces sé amable, pero firme.

3. Sé clara

Si vas a tener una conversación, no tiene sentido andarse con rodeos, y tu pareja probablemente apreciará la claridad.

Incluso puedes mostrarles, «Creo que es útil mostrarles lo que te gusta. Dirige sus manos o mueve su cara como quieras. También podría ayudar mostrarles tu misma cómo te gusta que te toquen con los dedos. Y muchas cosas positivas de refuerzo «.

Ser clara y concisa es realmente importante. «Dile que sume (o reste) un dedo, dile que doble o desenrolle las puntas de los dedos, guíalo con el tempo (más rápido, más lento, más profundo, quieto allí, etc.), y cuando haga algo grandioso, ¡dile! De la misma manera, cuando no haga algo bien, corrígelo suavemente. Di: ‘Eso es un poco incómodo’ o ‘Tal vez haz la otra cosa'».

Pero, ¿qué pasa si estás con alguien que es súper sensible a las críticas de cualquier tipo? Una amiga dice: «Cuando estoy con alguien [así] encuentro que las descripciones contundentes funcionan mejor como, ’Succiona el clítoris como si fuera mi pezón’, ‘Levanta tu dedo hacia el techo mientras lo deslizas hacia adentro y hacia afuera lentamente’, o ‘No empujes hacia el suelo, el punto G está hacia el techo'».

4. Hazlo parte del juego previo

Si la idea de hablar sobre sexo te hace sonrojar, no te preocupes, cuanto más lo hagas, más fácil será. Una vez que te acostumbres, las conversaciones sobre sexo serán mucho más gratificantes y útiles.

En caso de duda, intenta experimentar con el sexting, deja salir sutilmente las cosas que deseas probar y la forma en que te gusta que te toquen. Esta puede ser una excelente manera de transmitir tu opinión y excitar a tu pareja en el proceso.

O también puedes hacer esto en persona, «Me acerco a él cuando esta en la cama y comienzo a besarle el hombro mientras le digo lo que quiero que me haga».

5. Menciona las cosas positivas

Incluso puedes probar con un sandwich de cumplido: comienza con algo excelente, haz una sugerencia y luego habla sobre otra cosa que te guste. Es una excelente manera de tener una conversación abierta sobre tu vida sexual, en lugar de solo sentirlo como una crítica.

6. Pregunta qué es lo que él necesita

Otra buena ruta es preguntar qué es lo que tu pareja podría desear o necesitar en la cama que aún no está recibiendo. Al hacer sugerencias y hacer preguntas, se convierte en un ir y venir. Y, si tu pareja es capaz de mencionar lo que le gustaría probar, tus sugerencias se sentirán menos como una falta de satisfacción y más como un apetito mutuo para la exploración.

Espero todo lo que te dejamos aquí te sirva!

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.